«Hay muchos abortos en Pigüé, pero es un tema del que no queremos hablar»

1016833_605877582822827_271529946_n_640x423Lo dijo el padre Hugo Díaz Súnico, párroco de Pigüé

La contundente frase pertenece al cura párroco de la vecina ciudad Hugo Díaz Súnico al hablar de la situación social y económica imperante en Pigüé. Un ejemplo de audacia y sinceridad que merece respeto. La nota fue publicada en el semanario Reflejos

«Yo creo que un chico hoy no puede decir que no conoce el modo de cuidar la posibilidad de un embarazo. En Pigüé hay muchos abortos pero son temas de los que no queremos hablar porque son urticantes y se agravan con el consumo de alcohol y la droga. Yo creo que el aborto no es un tema religioso. Es un tema humano y se trata de optar por la vida» aseveró el sacerdote.

«No estamos educando para vivir en sociedad. Caritas está mal entendida no sólo desde afuera sino también desde adentro. Muchas veces asistimos y no nos comprometemos con la realidad del otro» opinó en una clara autocrítica el presidente de la institución católica quien también dijo que la política es algo sagrado porque permite «gastar un poco de tiempo para el prójimo».

«Yo les digo a los padres que no le digan a sus hijos que la política es sucia. La política entendida desde el compromiso es trabajar en un club, una iglesia, una comisión de fomento, dedicando tiempo al otro que lo necesita» afirmó el Padre.

Además, el cura, se refirió a las políticas de salud, empleo y vivienda. «Salud no es solo tener un buen hospital o una buena clínica –que está muy bien – pero salud es tener acceso a una vivienda digna, a un trabajo, a un estudio. Eso es salud espiritual. Hay mucha gente en situación de emergencia. Sin llegar al asentamiento precario de una villa, hay familias en situación de hacinamiento y de crisis habitacional. Personas sin empleo que viven hacinados en una pequeña casita» expresó el párroco.

Emergencia habitacional

«Uno escucha que se dice: estamos viviendo en un oasis… …. Viendo lo que pasa en otras ciudades. Pero cuando uno empieza a mirar, no estamos tan protegidos, no?… Vemos mucha gente con situación de emergencia económica, habitacional, de acceso a trabajos dignos o viviendas dignas», describió el Padre Hugo Díaz Súnico.

Cuando se le preguntó al párroco por qué no se visualiza esa situación en nuestra ciudad, opinó que, «vamos viendo realidades habitacionales bastante indignas.. Las familias se multiplicaron y los hijos quedaron sin trabajo y vinieron con sus críos a la casa de los abuelos y la tía que la está pasando mal y cuando quieren acordar son 10 o 15 personas viviendo en una casita que estaba bien para una pareja de abuelos. Hay crisis en ese aspecto y no gente sin casa. Aunque hay mucha que anda dando vueltas y lo poquito que ganan se les va en alquiler, alquileres que son altísimos!».

En las mismas declaraciones el cura aseguró que, «hay mucha gente que tiene su casita y no la quiere alquilar, porque si meto adentro una familia y no me paga, después cómo los saco.. . Está ese preconcepto, que a veces es la realidad».

Quien de alguna manera, criticó cuando «asistimos pero no estamos comprometidos con el otro: tomá ropa, tomá comida y me lo saqué de encima…. Y la realidad humana, cómo vive, para eso no estamos ahí…»