Vecinos de la ruta provincial 85 reclaman obras para reencauzar el agua

Los caminos anegados y los campos inundados afectan la vida cotidiana. Algunos productores no pueden salir de sus hogares y otros no logran producir. Pedido a Hidráulica. Agencia Coronel Suárez

Los inconvenientes que generan las intensas lluvias son una constante para los vecinos de la ruta provincial 85 y los accesos a la ciudad de Coronel Suárez por las avenidas Casey y Alfonsina Storni.

Las calles al cementerio municipal y el camino de tierra a Curamalal reciben el agua que baja de las sierras y atraviesa los campos, lo que los hace intransitables.

Los vecinos reclaman una solución a un problema que viene desde hace bastante tiempo, pero que se ha agravado en los últimos años, con lluvias extraordinarias.

El productor agropecuario, y referente tambero, Alberto Fernández tiene un campo de 80 hectáreas en la intersección de la ruta provincial 85 y el camino al cementerio. Cada vez que llueven más de 50 milímetros, su campo se inunda y ve comprometida su producción.

El asesor de seguros, Ariel Morris, vive en inmediaciones del camino de tierra a Curamalal, uno de los sitios más comprometidos con las lluvias, puesto que se llena de agua y suelen pasar varios días hasta que se puede volver a utilizar, con lo que no puede salir de su vivienda.

Son dos ejemplos de los muchos que suceden hace algunos años. Arroyos sucios, canales sin mantenimiento, canales clandestinos y más, hacen que el agua de la zona serrana ya no circule por sus cauces naturales y gane los campos para encontrar en los caminos rurales el lugar ideal para circular libremente.

“Se torna difícil con cada lluvia. Lo llamativo es que cuando llueve no tenemos problemas en forma inmediata, sino 24 o 48 horas después, cuando baja todo el caudal de las sierras. Hay gente competente que debe saber de dónde desborda tanta agua y por qué cada calle se transforma en un arroyo”, aseguró.

“Cada vez que llueve tenemos que estudiar cómo entrar y cómo salir de nuestros hogares. La última lluvia coincidió con que nos tuvo de un viernes a un domingo sin poder salir, con lo que prácticamente no afectó el colegio de nuestras hijas ni el trabajo de mi mujer, pero es algo que nos genera mucha incertidumbre”, agregó.

Además, Morris remarcó que cada vez baja más agua de la zona serrana y los caminos están muy bajos con respecto a los campos.

“Hay veces que tenemos pantanos de unos 60 metros de largo y, en otras, la distancia se agranda a 300 metros para, luego, cubrirse por completo al día siguiente”, explicó.

“Los arroyos se desbordan y toman los caminos porque están más bajos”, explicó Morris.

Canales y bemoles: “Carecemos de un estudio serio”

Cursos. “Acá carecemos de un estudio serio que debe hacer Hidráulica provincial. Los caminos rurales se van gastando y se tapan los cursos naturales del agua, con lo que cada vez encuentra un curso más fácil, que son los caminos y los campos sembrados”, dijo el productor Alberto Fernández.

Moccero. Fernández también le respondió al diputado provincial Ricardo Moccero, quien lo acusó de de realizar un canal clandestino e inundar el camino al cementerio. “El agua que pasa por mi campo sobrepasa esas 80 hectáreas y no son contenidas, sino que se vuelcan al camino y al cementerio. Le pediría a Moccero que haga gestiones en Hidráulica para que nos ayuden”, dijo.

Fuente: La Nueva