Tres Arroyos: el agua causó pérdidas de unos $ 700 millones

La estimación corresponde al sector productivo de Tres Arroyos. Hay miles de hectáreas anegadas. 

Luego de cinco días de intensas lluvias, el sol volvió a brillar ayer sobre el distrito de Tres Arroyos. Sin embargo, mucho más que eso hará falta para borrar la desazón e impotencia que hoy siente el sector rural, donde se calcula que las reciente precipitaciones, además de miles de hectáreas y caminos anegados, ha dejado pérdidas por nada menos que 700 millones de pesos.

El dato surgió de un estudio realizado por la Chacra Experimental de Barrow, del INTA.

Según el informe de los profesionales, el agua causó la pérdida directa de unos 250 millones de pesos invertidos en la siembra, así como de otros 450 millones que no ingresarán al sector debido a las hectáreas que no podrán ser cosechadas.

El intendente Carlos Sánchez ya adelantó que pedirá ayuda al ministerio de Asuntos Agrarios bonaerense, a fin de afrontar los daños producidos por el fenómeno meteorológico.

«Teniendo en consideración la reiteración periódica de este tipo de fenómenos, entendemos necesaria la adopción de medidas estructurales de carácter permanente que permitan mitigar los efectos negativos dados”, dice la nota que el jefe comunal enviará al titular de la cartera agropecuaria, Alejandro “Topo” Rodríguez.

En el texto -que será entregado el próximo lunes-, Sánchez también solicitará el otorgamiento de créditos para los productores afectados, con tasas bonificadas y condiciones especiales de amortización.

Asimismo, pedirá la ejecución de obras hidráulicas que mejoren el escurrimiento de agua en los campos con salida al frente marítimo.

El texto será acompañado con una serie de fotografías aéreas tomadas por el ingeniero Carlos Preciado, miembro de la dirección Vial Rural, que muestran en forma elocuente cómo el agua ha afectado caminos, rutas pavimentadas, campos y poblaciones rurales en los últimos días.

En cuanto a la situación actual, fuentes comunales señalaron ayer que el agua sigue escurriendo, aunque muy lentamente, por lo que el inicio del arreglo de la red vial demorará varios días.

También se informó que en las principales rutas pavimentadas (como la 73 y la 228) se permite el «tránsito con extrema precaución», pero que todavía existen «limitaciones» para los residentes de las localidades de San Francisco de Bellocq y Orense, cuyo acceso principal por la ruta 72 continúa cubierto por el agua que rebalsó los campos de esa zona.

En cuanto a los arroyos que cruzan la ciudad cabecera, principal problema en la inundación de 2012 tras los desbordes, habrían evidenciado una leve baja.

Fuente: La Nueva