Trenque Lauquen: murió un chico de 13 años víctima de un incendio voraz, un hermano está grave

Los tres hermanos dormían en una habitación de la casa que compartían con su madre. El informe del perito bombero que trabajó ayer en el lugar, señala a una garrafa –usada para calefaccionar- como causante del fuego.

En los últimos minutos de la noche del jueves, el sonar de sirenas de autobombas, patrulleros y ambulancias que se dirigían
al sector norte de la planta urbana, puso la nota de justificada alarma en los vecinos.

A la mañana, la noticia estaba en las redes sociales, en los mensajes de texto, en las primeras conversaciones que se entablaban en la mañana fría y envuelta en espesa niebla.

Un incendio que se tornó voraz e indetenible había arrasado una casa ubicada en la calle Alvear al 890. Allí vivían Perla Bocca y sus tres hijos: Milagros, Guillermo y Augusto de 17,15 y 13 años respectivamente.

Por lo que se sabe hasta ahora el siniestro se originó en una garrafa con pantalla que usaban para calefaccionar la casa. Si alguno de los chicos la movió de lugar, si empezó a perder mientras ellos dormían, no se puede establecer hasta tanto alguna de las víctimas pueda contar algo.

Lo cierto es que en rápidamente la habitación (con las tres camas, ropa, libros y carpetas, techo de machimbre y arriba de éste cartón) se convirtió en una hoguera y todo fue una espantosa confusión. Alguien llamó al 911 desde donde alertaron al hospital y a los bomberos.

Mientras los vecinos alertados por los gritos desesperados de la madre, corrieron a prestar auxilio, pero la casa ya era una hoguera. Uno de ellos, un albañil de unos 30 años llamado Matías Miranda, entró atravesando el fuego, varias veces, hasta que pudo sacar a los dos chicos a los que depositó en la vereda donde otro vecino, Martín, trataba de apagar las llamas que los envolvían.

Las ambulancias llevaron a los cuatro a la Guardia del Hospital.

Mientras, cuatro dotaciones de bomberos a las órdenes del jefe del cuerpo activo, Claudio Villavicencio, trabajaban para extinguir el fuego.

En la Guardia se estableció que Perla Bocca tenia algunas quemaduras en el rostro, “Mili” un 40% en todo el cuerpo. Pero el cuadro de los dos varones era crítico: “afectación de las vías respiratorias y quemaduras de tercer grado en un porcentaje superior al 40%”, señala el informe del médico de Policía (extraoficialmente se hablaba ayer de una superficie corporal quemada de más del 80%).

Desde el primer momento se supo que el más chico, Augusto, era el que estaba más grave; poco se podía hacer por él. A las 11.45 falleció.

El chico había cursado el ciclo primario en la escuela 2 y hasta el jueves fue alumno de la escuela media 2 (ex Comercial) donde ayer se suspendieron las actividades en señal de duelo.

Grave pero estable

En cuanto al otro chico, Guillermo (15), seguía anoche en la sala de terapia intensiva; el pronóstico es reservado tanto por as quemaduras como por el compromiso de la vías respiratorias. Al cierre de la edición se mantenía estable. Su hermana, Milagros, está en sala común y podría ser trasladada a otro centro de salud.

Fuente: La Opinión