Siguen inundados campos y localidades de Coronel Suárez

Tanto en Curamalal, donde el desborde del arroyo rodeó la escuela, como cerca del balneario, el agua cae desde las sierras. La preocupación llega a Huanguelén.

No pocos problemas provoca el desborde del Curamalal también en la cabecera suarense.

Las lluvias complicaron más de la cuenta, no solo a productores que no pudieron levantar sus cosechas, sino también a moradores de estancias y a los habitantes de Curamalal, quienes se vieron desbordados por el agua debido a la crecida del arroyo cercano a las vías del ferrocarril.

En D’Orbigny, el acceso presentaba un panorama similar, mientras los caminos de La Emilia y el G8 se encontraban extremadamente complicados hasta el día de ayer.

Desde la misma Municipalidad se solicitaba no circular por los caminos vecinales con maquinaria agrícola, ni otros vehículos pesados.

En Curamalal los habitantes asistían tranquilos a lo que es una constante con las lluvias copiosas, el desborde del arroyo, que avanza rápidamente por las calles del pueblo dejando, incluso, cortado el paso a la Escuela Nº 6 de esa localidad.

En proximidades del Club Juventud Unida, la escuela, la capilla y el acceso se encontraban bajo agua, con una correntada muy importante que bajaba del arroyo.

Lo mismo ocurrió en la zona aledaña al Balneario Municipal Samuel Davies, con los canales repletos de agua que bajaba de las sierras y el puente del Paso de los Chilenos, por el que se llega a la Escuela Rural Nº 41 totalmente tapado por el agua.

El concejal Fabián González recorrió Curamalal.

“Desconocía que se inundaba así. Ha llovido mucho. Esto no lo maneja nadie, pero falta un buen trabajo de limpieza de alcantarillas, por ejemplo. La gente que vive en la estación estaba inundada. La verdad es que son cosas que vemos en Salta, en Misiones, pero no en nuestro distrito”, aseguró.

Las lluvias se produjeron en cantidad en toda la zona, especialmente en el cordón serrano aledaño a Coronel Suárez, desbordaron los arroyos y el agua bajó de la zona alta con mucha fuerza, por lo que algunos tramos de ruta se vieron afectados.

El sector más complicado se vio en el Abra de la Ventana, donde la lluvia arrastró barro, piedras y demás sobre la cinta asfáltica.

La comunidad de Huanguelén, donde ya llovieron los 700 milímetros de promedio anuales, también ha expresado una gran preocupación por lo que está sucediendo.

Los caminos vecinales están intransitables y los productores no pueden salir del campo. Incluso, en plena época de parición se observan algunos animales muertos y la única solución es mover la hacienda hacia otros distritos.

Se espera que, para estas horas, el agua comience a bajar, siendo que no se esperan lluvias para los próximos días.

Fuente: La Nueva