Ruta del Cereal: crece el malestar y los vecinos vuelven a convocar a una asamblea en Salazar

Se profundiza el malestar por el estado en el que se encuentra la Ruta del Cereal y además por la paralización de la obra desde mayo del año pasaso. Por tal motivo para el último fin de semana de febrero está prevista una nueva asamblea que tendrá lugar en Salazar, donde se definirán las medidas de acción, informó La Posta Vial.com.ar.

Los lugareños y visitantes a localidades del tramo entre Mones Cazón y Garré han señalado en medios de comunicación, entre ellos AM Rivadavia, que “el camino se tornó intransitable” y como agravante que “nadie se hace cargo de mantener lo que está”.

De acuerdo a lo manifestado por los vecinos, “con el entoscado y alteo, el tramo entre Mones Cazón y Salazar se ha convertido en una odisea; grandes cortadas o surcos que hacen poco fácil transitar a más de 40 kms por hora o evitar golpes; y en cambio en días de lluvia se torna difícil la circulación por el llamado “barro blanco” provocado por la tosca que tenía la intención de servir de base para un futuro pavimento. Esto último se potenció con las copiosas lluvias de la semana pasada, con casi 100 milímetros en menos de 24 horas”.

“En tanto, en el tramo Salazar-Girodías y Girodías-Garré (hasta ruta nacional 33), el barrial hizo imposible circular por dos días. Allí las precipitaciones rondaron entre los 120 y 180 milímetros”, agregaron.

Asimismo informaron que “la empresa contratista no volvió a la zona ni tampoco Vialidad Provincial (ámbito de competencia si caduca el contrato o se interrumpe). No así, los municipios parte, que no pueden intervenir, ni por competencia como tampoco por la disyuntiva derivada de la suspensión indefinida del contrato de obra”.

Además recordaron que “en las declaraciones del ministro de Infraestructura Lic. Alejandro Arlía sólo se hizo referencia a que antes del 10 de diciembre las obras se reanudarán, pero sin explicitar el caso de la Ruta del Cereal, aclarando que las tareas viales “no están paralizadas”, sino “neutralizadas”.

Fuente: Diario La Opinión