Quedó prohibido en Guaminí el uso de pirotecnia

Que cada vez son más las ciudades o distritos que prohíben el uso de pirotecnia y/o cohetería y, que es hora que nuestro distrito se sume a la tendencia nacional en la materia.

Ha quedado prohibido en el Partido de Guaminí la fabricación, tenencia, guarda, acopio, depósito, venta o cualquier modalidad de comercialización mayorista o minorista, circulación, transporte y el uso particular de elementos de pirotecnia y cohetería tales como cohetes, cohetes fósforo, petardos, estrellitas, cañitas voladoras, triangulitos, metralletas, rompe portones y todo otro producto destinado a provocar efectos mecánicos, visuales o auditivos mediante detonación, deflagración, combustión o explosión, así como aquellos de proyección cuyo efecto secundario produzca explosión o detonación” señala la información municipal.

Los puntos principales de la ordenanza señalan:

La circulación y transporte de los elementos alcanzados por la prohibición sólo estará permitida por las rutas nacionales o provinciales sin destino final de la mercadería en el Distrito y en tanto los vehículos como la carga cumplan con toda la reglamentación vigente.

Queda exceptuada de la prohibición establecida, en la realización de grandes espectáculos de fuegos de artificio destinados a entretenimientos de la comunidad, o conmemoración de eventos especiales. Los mismos deberán contar con autorización previa del Departamento Ejecutivo Municipal, el que extenderá una habilitación temporaria por o los días del espectáculo y en el lugar de emplazamiento que se determine, debiendo ser manipulado u operado por personal especializado y de acuerdo a las medidas de seguridad vigentes.

Quedan además exceptuados de este requisito quienes la utilicen para salvataje, señalamiento y/o alarma.

Los artificios pirotécnicos o de cohetería que fueran autorizados para los espectáculos enunciados deberán dar cumplimiento estricto a lo establecido en la legislación nacional y provincial vigente, con especial énfasis en la Disp. 1442/8 de la Dirección General de Fabricaciones Militares (B o 13/07/82) y en la Ley 20429 de Pólvoras, Explosivas y Afines.

Fuente: La Opinión