«Nunca el mercado ni los gobiernos provinciales o nacionales van a determinar la suerte de los trabajadores»

Esas fueron las palabras de Franscisco Martínez, Director de la Cooperativa Textiles Pigüé, al referirse a la difícil situación que atraviesan hoy en día. La recuperada empresa recibió una boleta de gas de $210.000 (un incremento del 700 %) y deberá afrontar, en los próximos días, una factura de luz de $400.000 (aumento del 200 %). «Lo que vivimos hoy es neoliberalismo y no podemos esperar otra cosa porque era lo que se veía que iba a pasar», expresó en «ALGO ESTA PASANDO».

Escuchá la nota completa: https://www.mixcloud.com/radiodelparque/francisco-martinez-19-5-16/

«Lamentablemente el tarifazo se concretó con un incremento del 700 % en el precio del gas, situación que complica la realidad de la cooperativa. Además, en el servicio de energía eléctrica, vamos a pasar a pagar de $120.000 a $400.000, aproximadamente, lo que sería un 200 %. Es lamentable la situación que nos toca vivir pero estamos confiados porque la cooperativa está de pie», indicó Martínez en diálogo con CAFEXMEDIO.

La Cooperativa Textil Pigüé nació de la quiebra de la gigante Gatic y del empuje de sus trabajadores que vieron la posibilidad de seguir produciendo allí donde la multinacional no. Desde hace más de 12 años 150 socios fundadores llevan adelante la cooperativa de trabajo que ahora debe enfrentar un nuevo desafío de la mano de los tarifazos y la contracción del consumo.

«Después de 12 años, tenemos 150 trabajadores, una empresa escriturada y esperando la llegada de una empresa de capitales privados de San Pablo (Brasil) que van a generar muchos puestos de trabajo. A la vez, vamos a abrir unidades productivas con muchos esfuerzo y agregando valor, especificamente, una de sublimado para la confección de prendas de equipos de la B Nacional, con marca propia y una máquina que pega con espuma», sostuvo.

Por estas horas, Martínez se encuentra en la ciudad de La Plata para reunirse con autoridades de la Provincia y lograr concretar beneficios que se implementan para las economías sociales, las empresas recuperadas e incluso para la entidades barriales sin fines de lucro.

«Vamos a tener reuniones con legisladores provinciales y nacionales porque están trabajando proyectos de leyes que tienen que ver con la protección de este tipo de organizaciones que se proponen generar empleos. En Textiles Pigüé, si sobran $10, se toma un nuevo asociado a trabajar porque esa es nuestra función como empresa social», remarcó.

«En cuanto a la recepción de los beneficios, acá no hay mucho para analizar. Hace siete meses estábamos planificando el aumento de la plantilla de asociados y estamos analizando como sostener los 150 puestos de trabajo. La situación no es buena pero en este tipo de empresas ni el mercado ni políticas de Gobiernos Provinciales o Nacionales van a definir la exclusión de ninguno de los compañeros. Eso está claro. En las asambleas planteamos miles de caminos, pensando en los mejores escenarios», enfatizó.

Martínez recordó que los primeros años de la Cooperativa (luego de 2004 y una vez desaparecida la firma Gatic) no fueron para nada fáciles porque faltan profesionales capital de trabajo y no hay entendimientos acerca de quienes da las primeras indicativas.

«Desde 2008 a esta parte, la Cooperativa está super instalada, ha demostrado que trabaja con muchísima calidad y, como organización social, busca siempre relacionarse con la sociedad. Así lo demuestran los 280 microcréditos que a través del Ministerio de Desarrollo Social se entregaron a emprendedores durante la anterior gestión. 280 familias, en una localidad de 15.000 habitantes, es fantástico. Acá no hay patrones, es un modelo hermoso que hemos comprado, que nos ha enseñado el cooperativismo y que nos hace cambiar hasta compartamientos personales. Vamos seguir defendiendo este modelo, tenemos demanda y somos trabajadores», subrayó.

Textiles Pigüé es una empresa con 25.000 mts2 cubiertos, cuenta con 150 trabajadores y está ubicada en el Parque Industrial de Pigüé, sobre Ruta 33. La cooperativa logró la escrituración en el año 2014 y es un caso único de empresas recuperadas.

«Nos proponemos duplicar la cantidad de trabajadores, por ejemplo, con la firma del convenio que hemos realizado con la empresa de Brasil. Siempre estamos gestionando en favor de la cooperativa y la economía social. Queremos que se haga justicia, por lo menos hoy, en preservar los puestos de trabajo. Nosotros también nos dedicamos a la recuperación de otras cooperativas dando nuestro ejemplo en distintos lugares del país desde donde se nos solicita. Además, no por ser una economía social vamos a brindar prendas de mala calidad, no vamos a generar una economía de pobres para pobres y que vender prendas por lástima», mencionó.

«Somos optimistas en nuestro trabajo pero también nos enojamos. Lo que vivimos hoy es neoliberalismo y no podemos esperar otra cosa. Es lo que se veía que iba a pasar. No creo que las autoridades tengan muchas cosas para analizar cuando les contemos que 150 puestos de trabajo pueden mermar su producción pero no vamos a permitir que se vean complicados sus puestos de trabajo. Nunca el mercado ni el Gobierno Provincial o Nacional van a determinar la suerte de ningún trabajador», finalizó.