Molina: “Siempre dije la verdad”

03SONIAC_640x419La víctima se mostró conforme con las condenas. “Lo importante es que estas personas no estén libres”.

«De ahora en más, voy a ser mucho más precavida», sostuvo Sonia Molina.

“Siempre dije la verdad y me sigo manteniendo en lo que manifesté hasta ahora. Si bien esperaba muchos más años de condena, igualmente estoy conforme. Tengo tranquilidad desde que me escapé. He tratado de mantenerme calma lo más posible, pero obviamente hay que aprender a vivir con este tipo de situaciones”, dijo Sonia Molina en la sala de audiencias, luego de conocerse las penas a Olivera y Heit.

“No es algo que se olvide y lo importante es que estas personas no estén libres, porque salen y hacen exactamente lo mismo. Después, socialmente depende de nosotros seguirles los pasos (a los sentenciados). Mi vida va a seguir en la lucha, como siempre; tengo una hija que criar y un montón de cosas por resolver todavía”, acotó.

La víctima fijó su intención de capacitarse ya que se considera una persona capaz de hacerlo, para bregar por el futuro de su hija.

“No recuperé nada del dinero (que mediante engaños entregó al matrimonio de imputados) y estoy endeudada, con dos denuncias penales por estafa que tengo que enfrentar. Sinceramente no siento nada por ellos dos (en referencia a Heit y Olivera). Entiendo que son dos personas enfermas que tienen que estar presas sin beneficios de ningún tipo, porque si para ellos hay beneficios y derechos, qué quedaría para mí, que soy la víctima”, resaltó.

“Estuve tres meses encerrada con ellos, por eso sé cómo se manejan y hasta conozco los gestos que hacen cuando están mintiendo. De ahora en más voy a ser mucho más precavida a la hora de tratar con las personas. No me pregunten por qué, sino para qué pasó esto; será para ayudar a más gente víctima de esta situación”, agregó.

“No cerré un capítulo en mi vida, sino que lo corrí a un costado. Este tema no se puede cerrar”, continuó.

En tanto, Molina aclaró que continuará practicando la religión evangélica. “Sigo creyendo; no me estoy congregando, pero mi fe en Dios es óptima y total. Todo esto lo hizo Jesús Olivera, no Dios. Creo fielmente en Dios y, de hecho, si hoy estoy acá es gracias a Él”, consideró.

Según expresó Molina, deseaba que el tribunal impusiera a los encartados las penas que habían sido solicitadas por el fiscal Eduardo Zaratiegui, es decir 22 años de prisión a Olivera y 16 a Heit. “Nunca dudé en venir (a la lectura del fallo. A la gente que no me cree le digo que se autoanalice”, indicó.

“Gracias a Dios siempre he mirado al prójimo. No se puede dudar de alguien que denuncia este tipo de cosas, porque no se juega con esto. Nadie quiere pasar por esta situación y mucho menos por un juicio y todo lo que ello conlleva”, añadió.

El fiscal de juicio Eduardo Zaratiegui manifestó su satisfacción por la decisión de los jueces. “Son penas elevadas y, más allá de que no hayamos podido convencer al tribunal de otro delito como el de tentativa de homicidio, se ajustan a lo que el tribunal dio por probado”, dijo.

“Es muy importante que se haya creído la versión de Sonia Molina, pero también fue relevante la presencia de los testigos. Además destacó la investigación que realizó la doctora (María Marta) Corrado (extitular de la Unidad Funcional de Instrucción y Juicio Nº 14), que nos permitió llegar a esta instancia, como la ayuda del doctor Gustavo Avellaneda, patrocinador de Sonia Molina».

Fuente: La Nueva