Los perfiles ya están al límite de la saturación en el SOB

Las precipitaciones de este fin de semana en el sudoeste bonaerense, a un promedio de 70 milímetros, le dieron un fuerte impulso al desarrollo de la siembra fina, aunque, en algunos distritos, los perfiles ya se encuentran al límite de la saturación.

El registro de lluvias, actualizado ayer por la tarde, marca que cayeron en Guaminí 84 mm, Bonifacio 75, Casbas 71 y Garré 54.

La escasa precipitación hasta abril de este año, que en algunos casos llevó a la indecisión a los productores, se trastrocó de manera sustancial a partir de entonces, con inundaciones pronunciadas en el centro bonaerense, y mejoramiento de los alicaídos suelos del SOB. De todas maneras, en la mayoría de ellos ya se superó el promedio anual y aún restan tres meses hasta diciembre.

Los lotes más complicados están en las regiones norte y este de Pringles, Dorrego y Suárez.

“Hay mucha humedad y existe una pérdida de trigo de entre el 5 y el 10%”, dijo ayer Reinaldo Arosteguy, de RyR Agronomía, en Pringles.

“La zona más dañada por el agua está en Pontaut y al este, en el límite con Tres Arroyos. Para el lado de las sierras se está mejor y, hasta ahora, no hay reportes de encharcamientos”, amplió.

La excesiva humedad también provoca no pocas enfermedades en los cultivos de fina. Por ejemplo, en cebada se han registrado casos de mancha en red y escaladura, y en trigo hubo denuncias de mancha amarilla.

Las complicaciones en la comercialización, los altos costos de implantación y posterior cosecha y la caída de los precios internacionales, más las retenciones, hoy en el 23%, han puesto al trigo, por caso, por debajo del rinde de indiferencia (en campos propios).

En Coronel Suárez se vive una situación particular.

“La siembra directa ayuda a paliar la situación, pero si no se sistematizan los lotes, realizando curvas de nivel de manera que el agua sea frenada, cuando llega no escurre con facilidad”, aseguró Eduardo de Sa Pereira, técnico responsable de la Agencia de Extensión Rural de INTA.

“Los suelos están con un sistema de no laboreo y hay que ayudarlo con curvas de nivel empastadas, para que duren más tiempo”, agregó.

En el sur del SOB, las precipitaciones son, hasta ahora, las mejores desde 2004.

“Han aparecido pastos naturales que estaban desaparecidos, como trébol carretilla o alfederillo”, dijo Juan Carlos Maas, productor ganadero de Stroeder.

“Ya estamos en los 700 milímetros, cuando el promedio aquí es de 380 mm. ¿Inconvenientes? No. Esta zona escurre rápido. El agua siempre es bienvenida”, indicó.

Los registros de lluvias acumulados desde este sábado 4 hasta las 18.30 de ayer, miércoles, son: Bajo Hondo, 162; Espartillar, 130; Punta Alta, 117; Pedro Luro, 105; Pigüé, 105; Arroyo Corto, 102; Puan, 92; Villalonga, 92; Villa Iris, 89; Hilario Ascasubi, 85; Saavedra, 83; Monte Hermoso, 83 y Carhué, 81.

Además: Darregueira, 80; Médanos, 70; Goyena, 69; Marisol, 66; Villa Ventana, 65; Cabildo, 61; Coronel Dorrego, 60; Felipe Solá, 60; Coronel Suárez, 59; Sierra de la Ventana, 58; Stroeder, 58; Tornquist, 52; Oriente, 52; Coronel Pringles, 52; Saldungaray, 47; Carmen de Patagones, 45; Dufaur, 43; Guaminí, 84; Bonifacio, 75; Casbas, 71; Garré, 54 y Tres Arroyos, 41.

Fuente: InfoSudoeste