La Unión de Usuarios Viales solicitó audiencia con el Gobernador Daniel Scioli por el estado de las rutas provinciales

“Unión de Usuarios Viales de la Provincia de Buenos Aires”

1º de Setiembre de 2014.

H C de Diputados de la Provincia de Buenos Aires

De nuestra mayor consideración, la “Unión de Usuarios Viales” de la provincia de Buenos Aires solicitamos se de tratamiento a los requerimientos manifestados en Audiencia el día 26 de Agosto, los cuales reproducimos en la presente y a la vez , solicitamos se convoque al Sr. Gobernador Daniel Scioli a una audiencia Pública invocando el Art. 3º de la Ley 13 569, al fin de explicitar y dar un informe pormenorizado de las obras viales concluidas en cada año de su gestión de gobierno, habida cuenta que no se visibiliza una concreción de lo anunciado oficialmente, contemplando los plazos fijados.

En tal sentido, fundamos nuestro pedido en los siguientes considerandos:

• Año a año, opera la lógica de exhibir, a través de grandes anuncios oficiales, la cifra bruta de lo estipulado en obras viales, que al completarse el ejercicio no se materializan la mayoría de ellas en licitaciones efectivas; y en aquella menor parcialidad que si lo hace, su plazo de ejecución se dilata y suele contar con intermitencias, dada la morosidad en torno al giro de fondos a empresas contratistas. Esto se verifica a su vez, con la reiteración de anuncios de obras, de un año a otro, inculcando al colectivo social una gran inversión que no es tal (como los más de 500 millones de pesos que se publicitaron, dando a entender que se extenderá a más de 70 municipios), mientras subyacen postergaciones de mantenimiento vial en rutas construidas hace más de 30 años, sin contar que no se ha pavimentado una sola en más de 20 años en regiones interiores.

• Existieron, además de anuncios explícitos, presupuestos viales (dentro de las arcas disponibles del Ministerio de Infraestructura), que al consumarse el año, al no hacerse efectiva la licitación, quedaron como excedentes sin derivarse a múltiples requerimientos del ámbito en cuestión (mantenimientos de banquinas, reposición de carteles, mejoras de caminos provinciales no pavimentados, construcción de alcantarillas, entre otros), incluyendo adquisición de maquinaria para dotar a cada Zona Vial de un parque automotor capaz de conceder autarquía propia en materia de ejecución (sin depender siempre de la poco efectiva lógica licitatoria, que además exhibe una lentitud de concreciones). Estamos así, ante un Estado intermediario, con respuesta parcial a las demandas, tardío para concretar sus obras y sin poder efectivizar nada en algunas de las que año a año se las anuncia oficialmente, sin dar informe justificando su nulidad o postergación.

• Al citarse recurrentemente el Fondo Fiduciario Vial, creado por Ley 14.393 e implementado por el Decreto 129/13, como fuente sustentadora para financiar obras viales, se limita y crea interdependencia a arcas que están sujetas a porcentuales parciales y con altibajos ligados a algunas contribuciones tributarias, siendo que se trata de un ámbito estratégico que debiera estar respaldado en función de sus necesidades y no de los aportes disponibles, que exceptúan además importes de usuarios viales que tienen otros destinos. Existe por ejemplo una contribución efectiva superior al 240 % en materia impositiva por parte cada titular de automotores radicados en la provincia (simultáneamente, en el mismo lapso de 6 años, en rutas se incrementó menos del 100 %), más importes grabados en combustibles, neumáticos, multas de tránsito y otros; y que no se destinan íntegramente al Fondo Vial, ni tampoco se rinde explícitamente su derivación.

• Comprendiendo la inmensidad geográfica de la provincia, y la histórica postergación de obras viales, pero al transcurrir cada ejercicio, pese a lo inculcado como anuncio de fondos que se proyectan destinar, se verifica una ausencia del Estado en rutas y caminos de zonas muy interiores; coincidentemente las más distantes de puertos o grandes urbes industriales (receptoras de materias primas), que son a la vez las más carentes de servicios ferroviarios y las que aportan per cápita más al fisco provincial y nacional. Es decir, zonas donde mayor contribución tributaria y producción a movilizar existe, pero casi sin vías de comunicación, al igual que en la actualidad, quedando en ocasiones aisladas como aconteció en 2012, al prolongarse más de 6 meses inundaciones sobre decenas de poblaciones donde presuntamente se contaría con al menos una ruta de acceso, como por ejemplo sucedió con la localidad de Salazar (partido de Daireaux), que tras la inauguración simbólica de la cual Ud. participó en 2008 (“Ruta del cereal”), nunca se pavimentó un solo kilómetro.

En este marco solicitamos, y de ser necesario, a través de un proyecto tratado por la Legislatura Bonaerense, tenga a bien considerar darle tratamiento a las anteriores consideraciones y a las siguientes propuestas:

*solicitamos se convoque al Sr. Gobernador Daniel Scioli a una audiencia Pública invocando el Art. 3º de la Ley 13 569, al fin de explicitar y dar un informe pormenorizado de las obras viales concluidas en cada año de su gestión de gobierno, habida cuenta que no se visibiliza una concreción de lo anunciado oficialmente, contemplando los plazos fijados.
*exhortar al Sr Gobernador a exponer toda la información concerniente a siniestros viales en el Territorio de la Provincia de buenos aires, detallando causas, características, número de muertes, etc…
* Impulsar proyecto de Ley de Extinción de concesión por peaje en los corredores viales de todo el Territorio de la Pcia de Buenos Aires
* Normativamente para licitar una obra, las UTE deberán hacer público la R. Social o el nombre de los integrantes de la misma, sean sociedades o personas físicas, por ser una licitación de obra Pública.
* Incluir al inicio de cada ejercicio, a instancias inmediatas al nuevo presupuesto, diagnóstico de las rutas y caminos provinciales; y proporción de fondos destinados a cada una y sus áreas geográficas alcanzadas; evitando cifras brutas a una generalidad relativizada.
* En el informe de cada presupuesto, especificar las fuentes de financiamientos provenientes de usuarios viales, sin atomizar los montos en las limitaciones fijadas por el Fondo Fiduciario Vial.
* Elevar anualmente, al cabo de cada ejercicio, una nómina de obras viales no iniciadas y otras no concluidas, pero en ejecución (ambos casos, desprendido de lo anunciado oficialmente), en relación al año presupuestado.
* Especificar del anterior informe, fondos excedentes de la no concreción de licitaciones u otras causas.
* De existir excedentes del presupuesto vial, como viene aconteciendo en los últimos 6 años, destinos especiales o extraordinarios que se pueden hacer en bien de las demandas viales, que al ser de menor prioridad no habían sido contempladas en primera instancia (durante el anuncio o licitación desierta).
* Coparticipar fondos excedentes (licitaciones frustradas) a cada zona donde la obra no se efectivizó, dando la opción de que la Zona Vial de asiento, conjuntamente con los Municipios de incumbencia puedan suplir la licitación desierta con maquinarias y personal propio, en pos de la concreción de los proyectos. Petición sobre la cual subyace una demanda prolongada en el tiempo, como es el caso puntual de la dotación de máquinas de alta precisión y gran porte a cada Zona Vial.
* Evitar las inauguraciones anticipadas, inauguraciones de apertura de obra o grandes y costosas gigantografías publicitarias, a los efectos de no inculcar una realidad no concretada, y que se plasma como obra efectivizada, insumiendo al mismo tiempo, recursos públicos bonaerenses.

Sin otro particular, y anhelando instaurar una lógica concordante entre presupuesto, anuncio y concreción de obras, equivalente a toda la geografía bonaerense y proporcional a las diversas contribuciones de los Usuarios Viales, saludamos a Ud. muy atte.

“Unión de Usuarios Viales de la provincia de Buenos Aires”