Guaminí, otro distrito pasado de agua

El sistema de las lagunas Encadenadas del Oeste se encuentra estable, más allá de que el desagote es muy lento.

Tal como sucede en otros distritos de la zona -como Dorrego, Suárez o Tres Arroyos-, Guaminí está sufriendo un grave problema de exceso hídrico, lo que se traduce en caminos rurales anegados y el desborde del sistema lacustre de Las Encadenadas del Oeste.

De todas formas, si bien en la laguna Alsina el camino de acceso al balneario y parte de la zona de camping están tapados por agua, los especialistas aseguran que el sistema está preparado para ir evacuando el excedente en forma paulatina.

“Es impactante tener una laguna que corta el acceso al balneario, pero se sabe que esta zona es inundable y que las lagunas tierra abajo tienen capacidad para absorber una crecida de tres o cuatro metros más. El agua va a ir trasvasándose, pero esto demorará cierto tiempo”, explicó Marcelo Schwerdt, director de Medio Ambiente y Recursos Hídricos de Guaminí.

Esta semana estuvo en el distrito el jefe de Zona VI de la dirección de Hidráulica bonarense, Daniel Mas. Su conclusión fue la misma: el sistema “tiene capacidad de recibir una masa de agua aún mayor”.

“Laguna Alsina es el pulmón del sistema, y es lógico que va a crecer ya que acumula todas las lluvias de la zona de Coronel Suárez. Ahora está transfiriendo agua hacia Cochicó y Del Monte, que todavía está tres metros por debajo de su nivel objetivo, al igual que la laguna Del Venado. Haciendo un manejo controlado de compuertas, no vamos a tener problemas”, aseguró.

Situación crítica

En lo que respecta a los caminos rurales, hay serias dificultades en distintas zonas, lo que altera no sólo las tareas productivas, sino la vida cotidiana de quienes viven en las zonas rurales.

“Hay zonas muy complicadas, con caminos totalmente inundados. Tenemos escuelas rurales con sólo el 50% de la matrícula asistiendo a clases, y siempre está el temor de lo que podría pasar si hay una emergencia por algún problema de salud”, refirió Andrés Laburu, vicepresidente de la Sociedad Rural del Partido de Guaminí.

El problema se agrava -dijo- por el mal estado de los caminos.

“La lluvia ha sido mucha, pero el mantenimiento no ha sido bueno”, disparó.

El propio intendente municipal, Néstor Álvarez, reconoció la problemática.

Las zonas más afectadas son el norte del distrito, cerca del límite con Salliqueló, y en las adyacencias de Garré. Otra zona con dificultades serias es el norte del Paraje Casey.

Fuente: La Nueva