Es desoladora la situación en algunos distritos de la Provincia por las inundaciones de campos

En algunas localidades como Balcarce y Necochea declararon la emergencia agropecuaria y un diputado pidió ampliarla para otros distritos. Hay poblaciones aisladas, caminos rurales anegados, pérdidas de cosechas y ganado. Récord de precipitaciones

El diputado marplatense del GEN, Pablo Farías, presentó esta semana un proyecto de ley que busca declarar la emergencia hídrica en los distritos de Ayacucho, Castelli, Chascomús, Dolores, General Belgrano, Las Flores, Necochea, Pila, Rauch, San Cayetano, Tandil, Tordillo, Balcarce, Madariaga, Miramar y Mar Chiquita con el objetivo de que el Ejecutivo provincial pueda llevar adelante las obras necesarias para evitar y prevenir los impactos de las inundaciones provocadas por la serie de precipitaciones.

Farías explicó que «debido a las intensas lluvias acaecidas desde fines del mes de julio y durante agosto de 2014, se produjo la consecuente anegación de estas ciudades, con implicancias gravosas, tanto para su población, por los menoscabos materiales y morales sufridos, como para sus patrimonios urbanos por los daños materializados». El agua caída hasta el momento superó ampliamente el promedio anual, por lo que el proyecto pretende reparar los daños producidos como consecuencia de las precipitaciones y los desbordes de agua.

Es que la intensificación de las lluvias en los últimos días agravó la situación en varios distritos rurales de la Provincia. Tanto fue así que la Bolsa de Cereales de la provincia advirtió que existen grandes chances de que se pierda una parte importante de la cosecha de trigo. «El centro y sudeste de Buenos Aires aportan durante la presente campaña el 18% de la superficie nacional de trigo, estimada en 4.100.000 hectáreas, en consecuencia la pérdida potencial de lotes, por excesos hídricos en ambas regiones, es muy elevada», señaló la entidad.

En muchos lugares hay caminos rurales anegados y familias aisladas, que por las inundaciones se han visto imposibilitados de movilizarse. Según publica el diario La Nación, en la cuenca del Salado, una región del centro sur bonaerense que abarca más de 20 partidos con 6,5 millones de hectáreas que representan el 21% de la provincia, hay habitantes seriamente afectados e incomunicados.

Con la cantidad de agua caída, es muy común ver campos que quedaron bajo el agua. Los registros de precipitaciones marcan un récord: hay lugares con 200 milímetros en agosto y más de 1000 en lo que va del año, lo supera cualquier promedio anual. Muchos productores de ganado aún no han calculado hasta dónde llegará el impacto. Lo que sí adelantan es que hay una importante cantidad de animales muertos.

También hay pérdidas de lotes enteros de trigo y cebada, complicaciones en otras actividades, como el criadero de cerdos. Incluso, los hijos de productores no han podido asistir a las escuelas por las inundaciones en los caminos.

Por ejemplo, el secretario de Vialidad de Coronel Dorrego, Aldo Mazzarini, admitió que hay «cientos de kilómetros» de caminos rurales en estado crítico, ya sea por inundaciones o por roturas causadas por el paso del agua, que -recordó- «corrió a mucha velocidad y transformó a los caminos en verdaderos ríos».

El funcionario remarcó que, antes de que el 23 de agosto pasado cayeran unos 130 milímetros en el distrito, el suelo contaba con un alto nivel de humedad y casi no tenía capacidad de absorción. «Ahora las napas se encuentran saturadas, y se observa cómo corre agua desde los campos hacia los caminos, que se encuentran en niveles más bajos por la erosión que sufren», explicó.

«Allí hay anegadas miles de hectáreas -reconoció-, y en muy pocos caminos se puede trabajar con las máquinas, ya sea por la presencia de agua o barro».

En la localidad de Ayacucho, el principal partido productor de terneros, con 250.000 por año, el panorama es desolador, ya que más del 80% está afectado. A lo largo de la ruta 74 es común a los costados ver vacas y terneros muertos. Además hubo un brote de hipomagnesemia, una enfermedad asociada a la menor ingesta de magnesio a través de la alimentación. En estos casos, el animal se cae y muere.

En algunos lugares se declaró la emergencia agropecuaria
La Comisión de Emergencia y Desastre Agropecuario de la Provincia de Buenos Aires (Cedaba) avaló la solicitud enviada por la Comisión de Emergencia del partido de San Cayetano y declaró la emergencia. Además, le enviaron nota al presidente del Banco Provincia, Gustavo Marangoni, en la que solicitan que se estudie la posibilidad de lanzar una línea de créditos «blandos» a 24 meses, destinados a productores rurales.

En Necochea, el Ministerio de Asuntos Agrarios decretó el desastre para el distrito. Así, los productores afectados deberán hacer las presentaciones en la Secretaría de Producción de la comuna para quedar exentos en forma total o parcial de las obligaciones impositivas provinciales. Desde el Ministerio se informó que Necochea fue incorporada a esta última opción y los productores podrán pedir la exención total o parcial de las obligaciones impositivas.

Asimismo, el partido de Balcarce fue declarada en emergencia agropecuaria. Lo informó la Comisión de Emergencia y Desastre Agropecuario de la provincia de Buenos Aires luego de una reunión desarrollada en La Plata y donde se decidió declarar al Partido de Balcarce en emergencia y/o desastre agropecuario.