El Senado convirtió en ley el uso medicinal de la marihuana

El proyecto, aprobado a fines del año pasado por la Cámara de Diputados, no prevé el autocultivo. La norma fue sancionada este miércoles por unanimidad en la Cámara alta, en el marco de un trámite exprés, que duró menos de cinco minutos.

En «ALGO ESTA PASANDO» hablamos con Martín Palacios, miembro de la ONG Cannabis Medicinal Bahía Blanca, quien informó acerca de los alcances de la ley y aseguró que, a partir de ahora, queda mucho por trabajar para poder poner en práctica la normativa aprobada.

«La ley nace vieja porque sirve a los intereses de unos pocos. La regulación crea un listado limitado de enfermedades que se pueden tratar con los derivados de la marihuana. Igual creemos que es un gran paso, ahora se va a poder avanzar en la investigación», expresó Palacios.

Escuchá la nota completa: https://www.4shared.com/…/Martin_Palacio_Cannabis_Medici.ht…

El Senado aprobó por unanimidad la ley que regula la investigación y el uso médico de la planta de cannabis, en un trámite exprés y sin debate.

La ley fue aprobada con 58 votos a favor y ninguno en contra, en tanto que se evitó que hubiera oradores debido a «lo avanzado de la hora» y al grupo de madres que impulsaron la iniciativa y que se encontraban esperando la sanción de la ley desde el inicio de la sesión, a las 15.

La nueva norma habilita a organismos públicos como el Conicet y el INTA (Instituto Nacional de Tecnología Agropecuaria) a llevar adelante el cultivo de la planta de cannabis «con fines de investigación médica y científica» y a elaborar las sustancias para los tratamientos.

La ley garantiza a ciertos pacientes el acceso al aceite de Cannabis, habilitando su importación hasta que el Estado se encuentre en condiciones de producirlo, con prioridad para los laboratorios públicos nucleados en la ANLAP (Agencia Nacional de LAboratorios Públicos). Además, autoriza el cultivo de Cannabis por parte del Conicet y el INTA (Instituto Nacional de Tecnología Agropecuaria) con fines investigativos y para elaborar la sustancia destinada a los tratamientos, pero no habilita el autocultivo para las familias.

El texto cuenta con amplio consenso del arco político y se espera una holgada mayoría para su aprobación, promovida por especialistas y organizaciones de la sociedad civil.