El productor agredido contó su versión sobre el incidente en un camino rural

“Me tiró a matar” aseguró Omar Dalmaso, quien el sábado transitaba en su tractor por el camino del Prado hacia su campo cuando fue interceptado por Ricardo Frittayón, quien le disparó con una carabina.

Poco después de las 13 del sábado 8 de abril, Omar Dalmaso transitaba por el camino del Prado hacia su campo, en la zona de Leubucó, partido de Adolfo Alsina, cuando fue interceptado por otro productor de esa zona, Ricardo Frittayón, quien iba en dirección contraria, hacia el pueblo. El episodio culminó cuando Frittayón le disparó con su carabina, tal como se reflejó en una nota publicada el mismo sábado, poco después del incidente.

Este lunes, después de viajar a Trenque Lauquen donde lo atendieron por una esquirla de vidrio que le afectó un ojo, producto del ingreso de la bala a la cabina del tractor, Dalmaso contó en la redacción de Veradia.com su versión del incidente, la misma que consta en la denuncia policial.

“Fue justo en el deslinde entre Salliqueló y Adolfo Alsina, es el camino que hago todos los días para ir al campo. Iba en el tractor, con un chango que llevaba pocas cosas. Cuando lo veo que viene en su camioneta me tiro al costado, para que no tenga problemas para cruzar porque la calle está mal, y veo que cuando me cruza me hace unas señas. Pero no le di bolilla, seguí atento al camino, que está malo. Cuando hago unos 400 metros, miro para atrás y lo veo que estaba detrás y luego me pasa.
Llegamos al cruce y me paró la camioneta adelante” relata Omar.

Hasta ese momento no había señales de lo que vendría: “Yo paro –sigue Dalmaso con el relato- y veo que se baja con un rebenque. Yo lo único que tenía era un caño, atiné a bajarme con el caño, si se bajaba con el rebenque en la mano no era para saludarme”.

Al contrario de la versión publicada el sábado, no hubo ningún cruce de palabras ni discusión alguna: “Él no dijo una sola palabra, no hubo ninguna discusión, él no habló nunca, lo aclaro bien. Se me viene encima para pegarme y alcanzo a bloquear el latigazo con el caño que tenía en la mano. Ahí le levanto el caño y le digo: ‘rajá de acá o te reviento la cabeza’. Pensé que había reaccionado, porque se fue para la camioneta”.

El incidente no iba a terminar ahí: “Me subo al tractor y salgo. Cuando estoy a la par de la camioneta, lo veo que saca la carabina y me apunta. Cuando veo esto me agacho inmediatamente y siento una explosión. Sentí que me raspó algo el brazo, tenía unas escoriaciones del vidrio pero no le di bolilla, salí con el tractor a fondo esquivando lagunas y esperando más balazos. Sinceramente esperaba más balazos”.
Sin embargo, Frittayón se subió a su camioneta y continuó el camino hacia el pueblo, mientras Dalmaso recorrió unos 300 metros en sentido contrario: “Terminé de pasar la laguna y miré para atrás. Veo que se alejaba hacia el pueblo, esperé un rato, llamé a la policía, nos encontramos en el camino y volvimos al pueblo. Ese fue el episodio real” resume.

La primera versión indicaba que el enojo de Frittayón había sido porque Dalmaso transitaba con el tractor en un camino con muchas lagunas y eso empeoraba la situación.
Pero son solo conjeturas: “Eso lo suponemos, porque nunca dijo nada. Charlando con la policía suponemos que fue por eso. De todos modos, que el tractor rompe el camino, depende de la situación. Porque una camioneta de más de 2 mil kilos como pesa la suya, con rodado fino, a veces rompe más que un tractor chico como el mío, que tiene ruedas grandes y anchas. En proporción rompe más la camioneta que el tractor, porque cuando a la camioneta se le complica patina y ahí sí rompe el camino.
Además, el chango iba casi vacío: llevaba una rueda de moto y un bidón de nafta. La rueda de moto la llevaba porque el día anterior me iba a venir en la moto, que es más fácil para pasar las lagunas, pero tenía la rueda pinchada. Por eso el viernes me vine en el tractor y pensé en llevar la rueda para volver el sábado en la moto”.

Sobre el episodio, Dalmaso asegura que en el momento no sintió miedo, pero cuando empezó a hablar con la policía cobró real dimensión de lo que podría haber sucedido:
“Uno se puede volver loco, querer amenazar a alguien y tira al aire. Pero no a matar. Porque él me tiró a matar. Se ve muy bien en el tractor que la bala entró a la altura de la cabeza”.

Ricardo Frittayón deberá enfrentar una causa por abuso de arma, daño, lesiones leves y portación ilegítima de arma de fuego civil, que se tramita en la fiscalía del Dr. Omar Flores en Trenque Lauquen. Detenido el sábado por la tarde, recobró su libertad el domingo por la noche: “Yo hasta anoche (por el domingo) estaba tranquilo, ahora no. Espero que no suceda más nada” confió Omar Dalmaso.

Fuente: Veradia