«Dios me puso a prueba y me siento muy bien con mi gesto de honestidad»

Esas fueron las palabras de Mauricio Cabrera, inspector de Tránsito de Coronel Pringles, quien en las últimas horas fue noticia a nivel nacional por haber encontrado un bolso con $75.000 y haberlo devuelto a la persona que lo había extraviado.

Escuchá la nota completa: https://www.mixcloud.com/radiodel…/mauricio-cabrera-27-4-16/

El pasado lunes, mientras trabajaba en el centro de la vecina ciudad, Cabrera encontró el bolso en la vía pública, preguntó de quien era y, sin dudarlo, se dirigió a la casa de aquella persona que había perdido el mencionado botín. Golpeó la puerta, fue atendido por una mujer de unos 70 años (quien no quiso dar a conocer su identidad) y le preguntó si había perdido el bolso gris.

La mujer desesperada respondió que le habían robado, sin saber que Cabrera venía a devolverle la importante suma. Incrédula y con lágrimas en los ojos, la persona corroboró que estaban los $75.000 que había dentro del bolso y que serían utilizados para una operación de cadera y rodilla.

En los tiempos que vivimos, noticias como estas merecen un espacio importante en los medios de todo el país.

A continuación, compartimos con ustedes el testimonio completo que logramos esta mañana en «ALGO ESTA PASANDO»:

«Me encontraba recorriendo el centro de Pringles y vi un bolso chiquito al costado de un auto. Pregunté a la gente, a los comercios de la zona y me dijeron la dirección de una persona que podía ser la dueña. Llegué al domicilio, me atendió una señora y le pregunté si había extraviado un bolso. La señora se puso nerviosa, le decía al marido que le habían robado y le dije que se quede tranquila que el bolso lo tenía yo», relató Cabrera.

«La mujer me dijo que tenía un recetario y dinero que iban a ser usados para pagar una operación de rodilla y cadera. Le dije que revise el bolso para quedarse tranquila que estaba todo el dinero y me comentó que, con mi honestidad, no precisaba revisar nada más. Me agarró la mano, se puso a llorar junto a su marido y me agradecían el gesto», agregó.

El pringlense aseguró que, hasta que no llegó a la casa de la dueña del bolso, él no sabía que había dentro del mismo.

«En una ciudad pequeña como Pringles nos conocemos todos y yo conocía a la mujer», añadió.

Por otra parte, Cabrera recordó que tiempo atrás le tocó vivir una situación similar cuando encontró en la calle un bolso.

«En aquel momento encontré un maletín que era de un ingeniero, con $85.000 adentro que eran para pagar el hotel de sus vacaciones. Además, tenía una notebook, pen drives con información importante de dos años de trabajo. El maletín estaba apoyado en la rueda de atrás del auto, golpie la puerta de la casa y se lo devolví. El hombre no podía creer el acto que había tenido», sostuvo.

El trabajador comentó que en ninguna de las dos ocasiones tuvo recompensa alguna y remarcó: «a mi me alcanza con el reconocimiento de mi mujer, mis hijas y mis compañeros de trabajo».

«En estos días justamente se me había roto mi auto, un Ford Falcon ´86. El día que encontré el maletín había salido de la casa de repuestos. Tengo un sueldo municipal bajo y estaba sacando cuentas de como iba a pagar el arreglo del auto. Con el Falcon llevo a mis hijas a la escuela y a mi mujer al trabajo. Creo que, con el dinero encontrado, Dios me puso a prueba pero me siento muy bien y contento con mi gesto de honestidad. Muchos me decían hubieses arreglado el auto pero la señora lo necesitaba más que yo», afirmó.

«Dejando de lado lo económico, el reconocimiento más grande que tengo es el de mi mujer, mis hijas y mis compañeros de trabajo. Todavía hay gente honesta y me gustaría que estas cosas dejen de ser noticias», finalizó.