Detalles de la vida de Jonathan Luna, el supuesto asesino de Micaela

Jonathan Luna fue condenado a 5 años y 2 meses de prisión por la Cámara Criminal Primera de Roca el 7 de marzo de 2013, por el delito de «robo calificado”. Fue condenado a 5 años y 2 meses de prisión. Se le brindó salidas transitorias, pero nunca regresó al Penal.

El hecho ocurrió en abril de 2012 en la zona rural de la localidad de Chichinales, donde sustrajo un teléfono celular a una mujer utilizando un cuchillo para amenazarla. Tras su detención, efectivizada el 25 de abril de 2012, fue alojado en el Penal N° 2 de Roca.

Luna nació en diciembre de 1989 en Los Polvorines, provincia de Buenos Aires; se crío en Tucumán y a los 18 años se radicó en el Valle Medio, trabajando siempre en tareas rurales.

En función de los plazos que impone la Ley de Ejecución de Penas (Ley 24.660), el 25 de noviembre de 2014 quedó en condiciones de acceder a las salidas transitorias, las cuales fueron concedidas por el juez de Ejecución Juan Pablo Chirinos mediante sentencia del 17 de diciembre de 2014.

El juez autorizó una salida mensual de 24 horas bajo tutela de la pareja de Luna, quien designó su vivienda particular en Roca como domicilio de referencia.

Le impuso como condiciones: no salir de la ciudad, pernoctar en el domicilio verificado y circular siempre en compañía de su tutora, entre otras pautas de rigor como abstenerse de consumir bebidas alcohólicas y/o estupefacientes.

Al momento de otorgar el beneficio que establece la Ley 24.660, el juez valoró que: Luna había cumplido más de la mitad de la condena, no tenía otras causas abiertas en las que interesara su detención y no registraba otros antecedentes penales.
Alcanzó calificaciones de 9 en conducta y 7 en concepto en el Penal N° 2.

Informe favorable del psicólogo y el lic. en servicio social del Gabinete Técnico Criminológico del Penal.

Favorecimiento dictado por el Consejo Correccional del Penal, en el que se indicó que las salidas bajo tuición tendrían «efectos beneficiosos para el futuro personal, familiar y social” de Luna.

El dictamen favorable de la Fiscalía de Cámara N° 1, que consideró «reunidos todos los requisitos” que imponen los art. 17 y 18 de la Ley 24.660.

Antes de dictar su sentencia, Chirinos además solicitó una ampliación del informe psicológico al Penal, del cual surge que con su trabajo intramuros el interno «ha demostrado ser merecedor de la confianza en él depositada”.

En ese informe constan también consideraciones sobre historia personal de Luna, se menciona «cierta alteración de sus funciones cognitivas superiores” -derivada de un accidente en la niñez- y se sostiene que «estimular y fortalecer sus redes sociales se considera necesario y fundamental”.

La primera salida de Luna se materializó el 19 de diciembre de 2014. El día 20 el interno no regresó y de inmediato el Servicio Penitenciario emitió una circular a la Policía de Río Negro «para su individualización y detención”.

El 22 de diciembre la situación fue notificada al Juzgado de Ejecución y para el 23 de diciembre la orden de captura ya había sido librada mediante oficio a la Jefatura de Policía de Río Negro, al Registro Nacional de Reincidencias, a la Secretaría Electoral y a Migraciones.

Según publica Mejor Informado en su versión digital, este domingo, al ser informado sobre la detención de Luna como presunto autor del homicidio de la menor de edad Micaela Ortega, el juez Chirinos tomó contacto con el Fiscal de Bahía Blanca Rodolfo De Lucía, a quien remitió en forma digital todas las constancias pertinentes del expediente de Ejecución.

Fuente: CafexMedio