Del llanto de Maradona a Banega: historias y anécdotas de las listas argentinas para el Mundial

mundial-brasil-2014-1892397_640x427En las últimas 10 copas del mundo, el cierre de la nómina siempre dejó sorpresas y tela para cortar; un repaso para recordar

Alejandro Sabella dio la lista de 23 jugadores de la selección para Brasil 2014. Quedaron afuera Nicolás Otamendi , José Sosa y la sorpresa fue Ever Banega , parte de la base de Pachorra, quien terminó al margen de la Copa del Mundo. El volante ex Boca y Newell`s entra en la galería de aquellos jugadores que terminaron a las puertas de la gran competencia, aunque en la historia el nombre de Carlos Tevez, al margen entre los 30, será con el que cargará Sabella. Esta vez, parecía que no habría sorpresas, pero con la Argentina en los mundiales siempre queda algo más por contar. Aquí, historias, anécdotas y más de las últimas 10 listas para copas del mundo.

Babington, de sorpresa a titular

La Argentina venía de no jugar el Mundial de México 1970 y, de la mano de Enrique Omar Sívori como DT, consiguió el boleto para Alemania 1974. Sin embargo, como había prometido, el técnico renunció luego de obtener la clasificación y su reemplazante fue Vladislao Cap. Previo a la Copa del Mundo, hubo una gira previa en la que la Argentina venció 1-0 a Francia, en París, y cayó sin atenuantes contra Holanda por 4-1. En esos encuentros, se lesionó Roque Avallay y hubo que buscarle un reemplazante para la lista del Mundial. Pese a que era un delantero, los candidatos fueron Carlos Babington, por entonces talentoso volante de Huracán, y Carlos Aimiar, el Cai, volante de Rosario Central, quien recientemente había tenido una gran actuación en un amistoso en el que un combinado de Rosario con él como titular venció por 3 a 1 a la selección argentina con una gran actuación del Trinche Carlovich. Finalmente, el elegido fue el Inglés, con una gran curiosidad: el día que llegó a Alemania, sobre el comienzo del torneo, Cap anunció a Babington entre los titulares para el primer partido, que terminó en derrota por 3-2 ante Polonia, pero con un gol del jugador del Globo.

El día que Maradona lloró de dolor por la selección

Para el Mundial ’78, César Menotti había comenzado con una lista de 40 jugadores, luego reducida a 25 para los entrenamientos previos al Mundial en nuestro país. El DT había hecho debutar a Diego Maradona en la selección con 16 años en 1977 en un amistoso ante Hungría. Diego, figura de Argentinos, estaba entre los preseleccionados para la Copa del Mundo. Sin embargo, el 19 de mayo de 1978 recibió la peor noticia, cuando Menotti dio la lista definitiva y lo dejó afuera a él, a Víctor Bottaniz y a Humberto Bravo. Ese día, un Maradona, de 17 años, terminó llorando, angustiado, en la quinta Natalio Salvatori, en José C Paz, donde se concentraba ese seleccionado. ¿Cómo quedó afuera? Menotti terminó inclinándose en la posición de Diego por el Beto Alonso y para ese puesto también contaba con Villa y Valencia. El Beto había sido el primer capitán de la era de César en el seleccionado allá por 1975, pero cuando se marchó al fútbol francés se alejó de la selección. Alonso volvió a River a fines de 1977 y su nivel en la primera mitad del ’78 era muy alto. Había rumores de presiones de la Junta Militar para que lo llamaran y finalmente el 30 de abril de ese año, a menos de dos meses para el Mundial y después de dos años sin vestir la camiseta celeste y blanca, el Beto volvía para disputar la Copa del Mundo. «Después de un partido contra All Boys, en el que metí dos goles, me llamó Menotti para que al día siguiente fuera a entrenarme con la selección. Yo estaba en un gran nivel y, cuando te pasa eso, te adaptás a un plantel a los 10 minutos, además que ya había estado con esos jugadores», le cuenta Alonso a canchallena.com. «Me acuerdo que en las prácticas jugábamos para los suplentes Larrosa, Bertoni, Maradona y yo, y les ganábamos a los titulares. Me sorprendió que Diego se quedara afuera de ese Mundial, podría haber ido», recuerda el Beto.

En el ’82, una sorpresa de último momento

Como campeón, la selección argentina estaba clasificada desde el vamos al Mundial de España ’82. César Menotti, quien siguió como técnico, confió en la base que lo había llevado a la gloria cuatro años atrás y le sumó a Diego Maradona y Ramón Díaz, entre otros. A principio de año, el DT había dado una lista de 25 jugadores para comenzar la preparación y definir a los 22. Sin embargo, cuando hizo el corte, dejó cuatro futbolistas afuera, Enzo Bulleri, Raúl Chaparro, Edgardo Bauza y Jorge Gordillo, y llamó a Santiago Cucurucho Santamarina, delantero de Newell`s, a quien Menotti conocía bien y quien en el Mundial terminó jugando dos partidos: contra El Salvador y Brasil.

Bilardo cambió todo a último momento

«Yo entré casi sin experiencia a la selección y nada menos que contra Inglaterra», dice Héctor Enrique. Es un recuerdo, pero por entonces era una realidad. Carlos Bilardo lo llevó al Mundial de México ’86 sin minutos en la selección mayor y su primer partido desde el inicio fue ante los ingleses en los cuartos de final. En esa lista, lo mismo sucedió con el arquero Miguel Zelada, quien fue como tercer arquero y lo curioso es que jamás jugó con la camiseta argentina, ni un minuto. Otro que entró en el filo fue el Vasco Olarticochea, quien llevaba un buen tiempo fuera del seleccionado. Por esas inclusiones, Bilardo terminó dejando afuera a jugadores que habían sido parte importante de su ciclo como el Pato Fillol, Enzo Trossero, Miguel Angel Russo, Ricardo Gareca, o Alejandro Sabella nada menos.

Y Valdano se murió en la orilla

«Después de nadar seis meses, me fui a morir en la orilla», fue la frase de Jorge Valdano aquel 20 de mayo de 1990, cuando Carlos Bilardo anunció la lista para el Mundial de Italia. El delantero, autor de un gol en la final de México 1986, se había retirado del fútbol en 1987, tras sufrir hepatitis B. Bilardo no le encontraba reemplazante y habló con él para que volviera a entrenarse, pero terminó quedando al margen de la nómina de 22. En su lugar, fue Gabriel Calderón, por entonces en PSG. Las otras exclusiones que llamaron la atención fueron las del Tata Brown y Ramón Díaz, quien en la temporada 1988/89 había sido campeón con Inter y antes de esa Copa del Mundo rendía bien en Mónaco.

Del peor día de Franco a la emoción del Burrito Ortega

Como ayer, un 2 de junio de 1994 Alfio Basile debió dar la lista para el Mundial de Estados Unidos. Le faltaba un nombre y quien estaba lleno de ilusión era Darío Franco. El ex hombre de Newell´s había sido clave en el ciclo del Coco entre 1991 y 1993. Había marcado el primer gol de esa selección y tuvo buena participación en el título de la Copa América ’91. Sin embargo, en la Copa ’93, sufrió una fractura que le activó la cuenta regresiva rumbo a la Copa del Mundo. Se recuperó a contra reloj, incluso entrenándose en Navidad y Año Nuevo. En marzo del ’94, le dieron el alta, Basile le dio minutos en amistosos de mayo hacia adelante en la selección. Pero, al final, el convocado terminó siendo Ariel Ortega, por entonces un talento de River, quien había debutado en Primera en 1991. Según la madre de Franco, la convocatoria del Burrito, quien terminó jugando en tres de los cuatro partidos de la Argentina en esa Copa del Mundo, fue promovida por Diego Maradona, quien había vuelto a ponerse la celeste y blanco luego de la estrepitosa caída por 5 a 0 ante Colombia, en eliminatorias.

En el ’98, Passarella rompió los pronósticos con Balbo

Se venía el Mundial de Francia y el Káiser ya había elegido 21 de los 22 jugadores. Quedaba un cupo y las especulaciones eran que se definía entre Christian Bassedas, hombre de Vélez que había sido parte de todo el ciclo Passarella, Hernán Díaz, un conocido por el DT de la época de River, y Claudio Caniggia, el más pedido por la prensa y de buen presente en Boca. Finalmente, el Káiser no llamó a ninguno de los tres y eligió a Abel Balbo, quien por entonces llevaba casi un año y medio sin jugar en la selección y había optado por distanciarse del conjunto nacional por el desgaste que le producían los viajes de Roma a Buenos Aires y que no le permitían rendir bien ni en su club, ni con la camiseta celeste y blanca. Al día siguiente, Bassedas, quien parecía número puesto, se consagraba campeón con el Vélez de Marcelo Bielsa y, pese a la alegría, sentía en su cuerpo el dolor por no ir a la Copa del Mundo: «Estoy muy contento porque ganamos este campeonato, pero no voy a negar que en este momento tan especial que estoy viviendo, la obtención del Clausura es sólo una pequeña alegría comparado con lo que hubiera significado jugar para la Argentina».

La sorpresa fue Caniggia

El Pájaro se había quedado afuera de Francia ’98 y Marcelo Bielsa no lo había tenido en cuenta en los primeros años de su ciclo al frente de la selección. Sin embargo, con la Argentina ya clasificada para Corea-Japón, el Loco llamó a Caniggia para los amistosos previos contra Gales, Camerún y Alemania. Por entonces, Claudio Paul tenía 35 años y mostraba buen nivel en Glasgow Rangers de Escocia. Así Bielsa dejó al margen de la lista a Julio Cruz, quien había jugado eliminatorias y amistosos previos, ni tuvo en cuenta a Javier Saviola, de buena primera temporada en Barcelona, Juan Román Riquelme, figura de Boca, ni Sebastián Saja, arquero del San Lorenzo campeón del Clausura y Copa Mercosur 2001.

De la tristeza de Lux a prescindir de algunos históricos

Versiones, situaciones, posibilidades. Cuando José Pekerman debió dar la lista para Alemania 2006, hubo varias idas y vueltas, pero el DT respetó casi por completo la base de jugadores que venía utilizando, pese a no contar con algunos futbolistas con historia en la selección o de buen presente en Europa. Ya era un hecho, como había ocurrido en los últimos partidos, que Javier Zanetti, Walter Samuel y Juan Sebastián Verón, todos hombres de Inter, no iban a estar. La mayor polémica se generó en torno al arquero de River Germán Lux, quien había sido titular en la Copa Confederaciones 2005 y quedó al margen de la lista, relegado por Oscar Ustari, por entonces joven arquero de Independiente y del agrado de Julio Grondona. Lux terminó la jornada entre lágrimas en un muy mal año para él: a principios de 2006, se había suicidado su hermano, luego perdió su puesto en River a manos de Juan Pablo Carrizo y terminó quedando al margen de la Copa del Mundo. Pekerman, además, optó por Julio Cruz y el gran presente de Rodrigo Palacio en Boca y no llamó a Sergio Agüero, de buenas actuaciones en el Rojo, ni a Diego Milito, de gran campaña en Zaragoza, de España. Tampoco entró en la lista Martín Demichelis, quien tenía muy buen nivel en Bayern Munich, de Alemania, justo la sede del Mundial.

«Garcé, traé alfajores»

Hace cuatro años, la gran sorpresa de la lista de Diego Maradona para Sudáfrica 2010 fue sin dudas Ariel Garcé, por entonces defensor de Colón y quien sólo había disputado un partido en el ciclo de Diego en la selección: un amistoso ante Haití. Luego, no ingresó en todo el Mundial. Sobre la hora del corte, Maxi Rodríguez le terminó ganando el lugar a José Sosa y Jesús Dátolo, ambos en la lista de 30. Los otros cinco futbolistas que quedaron al margen fueron Ezequiel Lavezzi, Juan Insaurralde, Fabricio Coloccini, Sebastián Blanco y Juan Mercier. ¿Qué más pasó? Maradona no tuvo en cuenta a Javier Zanetti y Esteban Cambiasso, quienes venían de ser campeones de Champions League con Inter. Sí, incluyó de aquel equipo a Diego Milito, figura en la gran final de la Liga de Campeones, y a Gonzalo Higuaín, quien se ganó su lugar entre los titulares en los últimos seis meses del ciclo.

Fuente: La Nación